Subir

Rutas naturales

Montes de Málaga

Rutas en esta zona

NombreDistancia
Subida al cochino15.3 km
Fuente de la Reina - Contadoras - Pocopan - Regreso30 km
Contadoras - Torrijos -Contadoras13.3 km

Descripción del entorno

Parque Natural Montes de Málaga

El Parque Natural de los Montes de Málaga  está situado en la provincia de Málaga, a unos 5 km al norte de la Ciudad. Ocupa un espacio de 4.996 hectáreas y abarca la mayor parte de la cuenca del rio Guadalmedina en su margen izquierda, se extiende básicamente dentro del término municipal de Málaga y en parte del de Casabermeja. El acceso se realiza a través de la carretera A-7000 también llamada de los Montes.

Fue declarado como tal por la Ley 2/89, el 18 de julio de 1989  por la Junta de Andalucía. Este parque natural es un ejemplo de repoblación forestal, restableciendo el bosque mediterráneo tras siglos de cultivos en su territorio.

Es una cadena de colinas bajas y altas que discurre paralela a la costa mediterránea, extendiéndose a partir de 80 msnm. hasta el pico de la Cresta de la Reina que tiene una altitud de 1.032 metros. Además del Mediterráneo, por el sur colinda con la Hoya de Málaga. Al oeste bordea el Valle del Guadalhorce y por el este, la Axarquía. En el norte, el Corredor de Periana los separa de la Cordillera Antequerana. Entre los Montes de Málaga fluye el río Guadalmedina, el cual a lo largo de los siglos, se solía desbordar. Existen cinco cuencas bien definidas de arroyos afluentes del Guadalmedina: el arroyo de las Vacas, el arroyo Chaperas, el Humaina, el Hondo y el de Los Frailes. Estos se encuentran secos la mayor parte del año.

El paraje se creó para evitar inundacianes en la ciudad de Málaga, comenzando los trabajos el 13 de septiembre de 1930 y finalizando en la década de 1950. La repoblación consistió principalmente en la siembra de Pinus halepensis.

Varios son los recorridos que se pueden realizar en el espacio y en los que es posible admirar toda la belleza del mismo. Existen dos zonas de acampada, en el Parque de Torrijos con entrada por Fuente de la Reina, y en el Cerrado. Los senderos más importantes del parque son el de Picapedreros, El Cerrado, Las Contadoras, Pocopan y Torrijos.

La realidad de este espacio está muy ligada al poblamiento que ha sustentado desde el siglo XV, cuando fue conquistado por los Reyes Católicos en 1487. El reparto de las tierras entre los vencedores dio lugar a la sustitución de los bosques  mediterráneos  por cultivos de viñas, almendros y olivos, con el pretexto de alcanzar un mayor rendimiento económico. A partir de este momento es cuando comienzan las fuertes inundaciones que asuelan la ciudad de Málaga. Estas alcanzan tal gravedad que varias son las medidas dictadas por los reyes posteriores para limpiar de sedimentos la desembocadura del río Guadalmedina. Con el desarrollo de las nuevas tecnologías se aborda el problema de los desbordamientos del río, construyéndose el embalse de Agujero y realizando sucesivas repoblaciones forestales a partir de los años  1930. Estas actuaciones configuran definitivamente el Parque Natural.

A finales del siglo  XIX  es cuando se produce la decadencia del cultivo de la vid, al verse afectada por la enfermedad de la filoxera, que ataca a la uva. En la actualidad esta actividad es marginal, realizándose dentro del Parque aún de forma tradicional la «pisa» en el lagar de los Torrijos, así como la obtención del vino denominado de «los montes», con una finalidad más bien demostrativa y de exposición.

La mayor extensión de la superficie está ocupada por los bosques de pino carrasco, fruto de las sucesivas repoblaciones en la primera mitad del siglo XX. En la zona norte se aprecian pinos carrascos mezclados con encinas, alcornoques y quejigos, especies mediterráneas que colonizaban este espacio antes de su degradación.

Entre la vegetación de menor tamaño encontramos Borago officinnalis (Borraja), Capsella bursa-pastoris (Bolsa de pastor), Cynosurus echinatus (Grama estrellada).

Entre la vegetación arbustiva, puede mencionarse la especie Cistus crispus (Jaguarzo), Erica arborea (Brezo), un arbusto de pequeño tamaño, del que cabe mencionar que la madera de su raíz se utiliza para la fabricación de pipas. Otro de los arbustos es el, Arbutus unedo (Madroño), Retama sphaerocarpa, o simplemente retama.

La fauna interesante y bien conservada es apreciada en primer lugar por los elementos que se encuentran en peligro de  extinción, siendo uno de los escasos enclaves en los que se localiza en la actualidad el camaleón. También habitan el turón, el zorro, la comadreja, el gato montés, la garduña y el jabalí.

Entre las rapaces se observan águilas culebreras , calzadas, azor, ratonero y el búho real.

 

 

 

Página generada en 0.0424 segundos.